Martes de la 6ª Semana (B)

Lectura del santo evangelio según san Marcos (8,14-21):

En aquel tiempo, a los discípulos se les olvidó llevar pan, y no tenían mas que un pan en la barca.
Jesús les recomendó: «Tened cuidado con la levadura de los fariseos y con la de Herodes.»
Ellos comentaban: «Lo dice porque no tenemos pan.»
Dándose cuenta, les dijo Jesús: «¿Por qué comentáis que no tenéis pan? ¿No acabáis de entender? ¿Tan torpes sois? ¿Para qué os sirven los ojos si no veis, y los oídos si no oís? A ver, ¿cuántos cestos de sobras recogisteis cuando repartí cinco panes entre cinco mil? ¿Os acordáis?»
Ellos contestaron: «Doce.»
«¿Y cuántas canastas de sobras recogisteis cuando repartí siete entre cuatro mil?»
Le respondieron: «Siete.»
Él les dijo: «¿Y no acabáis de entender?»

Comentario

 ¿Para qué os sirven los ojos si no veis?
La levadura está más presente de lo que suponemos en el Evangelio. Para el pueblo judío, simbolizaba la corrupción, y en los días sagrados se tiraba y se barría hasta no dejar ni rastro por toda la casa para que no contaminara los alimentos permitidos. Nuestro concepto de la levadura es mucho más positivo porque tenemos en cuenta el pasaje evangélico de Lc 13 en que se compara al Reino de Dios con el hongo que fermenta la masa. Pero en el Evangelio de hoy, Jesús previene a sus discípulos de la levadura de los fariseos y de Herodes. Es decir, el fermento del mundo que hace crecer de modo artificial su Reino, inflado por la vanidad, la hipocresía o la falsa sensación de poder. Y se encorajina con ellos porque no lo ven, porque la mundanidad les ciega y les embota los oídos: “¿Para qué os sirven los ojos si no veis, y los oídos si no oís?”. Su Pan de Vida no precisa de levadura que lo haga subir de modo acelerado. La pregunta se clava como un dardo: “A ver, ¿cuántos cestos de sobras recogisteis cuando repartí cinco panes entre cinco mil? ¿Os acordáis?”.

Port Relacionados