Antonio de Padua, “el santo de todo el mundo”

Patrono de las mujeres estériles. Es invocado para encontrar objetos perdidos y para encontrar esposa o esposa.

San Antonio de Padua a quien León XIII lo llamó “el Santo de todo el mundo” porque su devoción es universal, nació en Lisboa en el siglo XII, concretamente en el año 1195. Se le conoce como San Antonio de Padua porque fue en esta ciudad italiana donde falleció y donde aún se veneran sus reliquias.

Perteneció a una familia noble pero en contraposición a ello, él eligió una vida pobre de servicio y amor a Cristo con lo cual se hizo franciscano. Gran conocedor de las Sagradas Escrituras, sus sermones lo hicieron famoso por su grandiosa capacidad para predicar.

Como dato curioso podría señalarse que fue la persona canonizada más rápidamente por la Iglesia católica, 352 días después de su fallecimiento. Su gran veneración se debe en parte a la cantidad de milagros que se le atribuyen. San Buenaventura, otro franciscano, dijo “ acude con confianza a Antonio, que hace milagros, y él te conseguirá lo que buscas”.

La iconografía lo suele representar con un lirio blanco símbolo de pureza virginal, con las Sagradas Escrituras que fueron el fundamento de sus sermones y con el Niño Jesús en brazos fruto de una visión del santo.

Su festividad se celebra el 13 de junio, fecha en la que murió a las afueras de Padua a la edad de 36 años. En Sevilla, se le rinde culto en el convento de San Antonio de Padua, celebrándose Solemne Triduo los días previos a su festividad acabando con procesión del santo el día 13 por las calles de su feligresía.

Asimismo también se celebra culto en Torreblanca, en el convento de San Buenaventura o en el monasterio de Santa Inés donde se celebra una Novena a San Antonio.

Mari Carmen Hernández 

Post relacionados