Catecismo de la Iglesia Católica

PRESENTACIÓN

 

El Catecismo de la Iglesia Católica tiene como finalidad: “presentar una exposición orgánica y sintética de los contenidos esenciales y fundamentales de la doctrina católica, tanto sobre la fe como sobre la moral, a la luz del Concilio Vaticano II y del conjunto de la Tradición de la Iglesia” (Catecismo de la Iglesia Católica 11)

De esta manera el Catecismo: “ayudará a realizar, en la situación actual, el anhelo perenne y siempre nuevo de la Iglesia católica: anunciar a todos la buena nueva que Cristo nos ha encomendado” (Juan Pablo II, Discurso Congreso Internacional de Catequesis, Roma 2002)

Se presenta como un servicio fundamental para: “los pastores de la Iglesia y los fieles cuando realizan su misión de anunciar la fe y llamar a la vida evangélica… y les es dado para que les sirva de texto de referencia seguro y auténtico en la enseñanza de la doctrina católica” (Fidei Depositum 4)

 

DESTINATARIOS

 

Son destinatarios del Catecismo de la Iglesia Católica, sobre todo los Obispos en cuanto maestros de la fe y con ellos sus colaboradores en el ministerio de la catequesis.

Se ofrece también a todos aquello fieles que deseen conocer mejor las riquezas inagotables de la salvación; a todos los laicos que participan responsablemente de la fe de la Iglesia y transmiten esta fe. Por ello el Catecismo de la Iglesia Católica es también un instrumento de gran ayuda y valor para ellos, para la maduración de su fe.

El Catecismo de la Iglesia Católica, al servir a la evangelización, se ofrece también a todos aquellos que se interrogan y que buscan la verdad, para darles a conocer lo que la Iglesia Católica cree, profesa y trata de vivir. Es ofrecido a todo hombre que nos pide razón de la esperanza que hay en nosotros. (Cf. Fidei Depositum 4)

 

FINALIDAD

La Iglesia ofrece este Catecismo como:

  • Instrumento particular para el anuncio de la Palabra de Señor.
  • Exposición e invitación a la fe de la Iglesia.
  • Instrumento válido al servicio de la unidad de la fe y de la comunión eclesial.
  • Norma segura para la enseñanza de la fe y por ello referente fundamental para la catequesis y las demás formas de educación de la fe.
  • Síntesis orgánica y sistemática de la fe de la Iglesia.
  • Texto de referencia para la composición de los catecismos locales.

 

ESTRUCTURA

 

El Catecismo de la Iglesia Católica, cuyo eje central es Jesucristo, se abre en dos direcciones: hacia Dios y hacia el ser humano

  • En primer lugar, el misterio de Dios, Uno y Trino, y su designio de salvación para el hombre inspira y organiza desde dentro al Catecismo en su conjunto y en cada una de sus partes
  • A la vez, el misterio del ser humano, presentado en el Catecismo, muestra la vocación y el ideal de perfección a la que toda persona es llamada.

Asimismo, se articula en torno a cuatro dimensiones fundamentales de la fe y de la vida cristiana: “la profesión de fe bautismal, (el símbolo), los sacramentos de la fe, la vida según la fe (los mandamientos), la oración del creyente (el Padre Nuestro)”. (Catecismo de la Iglesia Católica 13)

Esta articulación cuadripartita del Catecismo de la Iglesia Católica remite a la unidad profunda de la vida cristiana y a la vez desarrolla los aspectos esenciales de la fe:

  • Creer en Dios creador y en su designio de salvación;
  • Ser santificado por Él en la vida sacramental,
  • Amarle con todo el corazón y amar al prójimo como a uno mismo,
  • Orar esperando la venida de su Reino.

Con esta articulación tradicional en torno a los cuatro pilares que sostienen la transmisión de la fe, el Catecismo de la Iglesia Católica se ofrece como texto de referencia para la educación básica de la fe.