¿Conoces la tradición sevillana de “Las Lágrimas de San Pedro”?

Es una tradición que data desde hace más de 600 años.

El nombre fue tomado por el apóstol San Pedro, primer papa de la iglesia, justo el día que da inicio a la festividad de San Pedro y San Pablo, y hace referencia al  arrepentimiento de negar a Jesús la noche que fue tomado como prisionero en la noche de Pascua.

Todos los años en la noche del día 28 de junio (24.00h.) y durante el día 29 de junio (Festividad de San Pedro y San Pablo), seis clarineros de la Banda de Cornetas y tambores de Nuestra Señora del Sol hacen sonar en todas las caras de la Giralda las ‘Lágrimas de San Pedro’.

Se trata de una interpretación musical de unos lamentos convertidos en toque de corneta,  que tocan tres veces la misma melodía en cada punto cardinal, desde la Giralda, recordando las veces que Pedro negó a Jesús, pero también la tradición es procedente del siglo XV cuando el infante Don Fernando regresaba de la conquista de Antequera, hicieron toques de regocijos, repiques y luminarias en la noche de San Pedro.

Es una tradición interpretada en tres sesiones: a las 0,00 horas, a las 9,30 y a las 12,00 horas, la interpretación es ejecutada por parte de la banda de Nuestra Señora del Sol desde el año 1986.