Donde palpita el corazón de un pueblo

Carretera de la Puebla de los Infantes a 11 Km de Lora del Río. A las 11 de mañana del 8 de septiembre el mundo se para para los loreños y foráneos que cada año acuden a la romería de la Virgen de Setefilla, una de más antiguas de Andalucía.

Los primeros romeros, con la cabeza cubierta por un pañuelo blanco, llegan de madrugada al Santuario. Unos llegan a pie, otros a caballo, otros en coche…lo harán por diferentes caminos, uno el que en Lora llaman “el Camino de la Virgen”, que a través de campos y sembrados une los 11 kilómetros que seperan Lora de la Ermita; otro, por la carretera que va desde Lora hasta Puebla de los Infantes. J

A las 11 de la mañana se encoge el corazón de los loreños. La Junta de Gobierno de la Hermandad Mayor, junto con el clero Local y el predicador de la Novena, procederán a situarse delante de la imagen de Nuestra Señora y se comenzará a entonar el canto de las Letanías del Rosario, levantándose las Andas con el canto del Sancta María, momento culmen de todos los actos y en el que se dan rienda suelta a todas las emociones contenidas a lo largo de todo un año.

Comienza así la procesión alrededor de la Ermita. Uno de los momentos más emocionantes es el cambio de los hombres por las mujeres. Una vez finalizada la procesión da comienzo la celebración de la Función Principal y tras ella la Virgen queda expuesta en Besamanos.

María Díaz