“Como Misión dar dignidad al ser humano”

Isabel Navarro pertenece a la Asociación de Seglares Doctrina Cristiana y comparte con nosotros su testimonio de fe y su forma de vivir un carisma que nació en Sevilla hace más de 140 años …

 

“Cuando mi amiga Mª Ángeles me pidió que escribiera sobre el carisma y mi manera de vivir la fe pensé automáticamente en la Hermanas Misioneras de la Doctrina Cristiana y en sus fundadores, Padre Francisco y Madre Mercedes.

La congregación que fundaron, y  cuyo origen  primitivo fue un grupo de mujeres catequistas, tiene como fin “buscar, instruir y santificar a los pobres de Jesucristo”. También el Padre Francisco, en sus tiempos, se adentró en las zonas más deprimidas de la ciudad. Conoció los “corrales” y la marginación y pobreza más absolutas y se dedicó a ofrecer una alternativa de vida a las personas de los suburbios.

Hoy en día las Misioneras de la Doctrina Cristiana siguen con la labor de sus fundadores de dar dignidad al ser humano, y los Seglares de la doctrina Cristiana bebemos de esa fuente.

Personalmente trato de vivir la fe y mi compromiso desde la sencillez y con alegría, teniendo muy presente que comprometerme con la justicia social y la dignidad del ser humano es imprescindible si quiero seguir a Jesús.

La entrega y el trabajo incansable de las Misioneras de la Doctrina Cristiana, nuestras valientes compañeras de camino, son inspiración para los que humildemente tratamos de seguir el camino del Padre Francisco y la Madre Mercedes.”

Foto de familia de la Asociación de Seglares de la Doctrina Cristiana a la que pertenece Isabel Navarro
¿Quiénes son las Misioneras de la Doctrina Cristiana?

Las Misioneras de la Doctrina Cristiana son una familia fundada en nuestra ciudad el 24 de septiembre del año 1878 por el sacerdote Filipense Francisco Jerónimo García Tejero y la Madre Mercedes Trullás y Soler. A los fundadores les tocó vivir dentro de un mundo políticamente inestable, sometido a fuertes cambios y revueltas, que contribuyeron a que se afianzaran las aspiraciones de justicia y libertad, de una mayor cultura y educación para todos.

La presencia de las Misioneras de la Doctrina Cristiana es importante en nuestro país y en otros continenentes (Europa, África y América). Su Misión esencial es Evangelizar, desde cualquiera de sus tareas, mediante la consagración al proyecto de Jesús, vivido y compartido en comunidad, a través, sobre todo, de la oración, revisión de vida, diálogo y formación. Y mediante el compromiso de “buscar, instruir y santificar a los pobres de Jesucristo”, en tres tareas fundamentales: misionero-catequética, social-asistencial y educativa-promocional.
Presencia de las Misioneras en el mundo
A América Latina, llegaron en 1959, estando presentes en comunidades de Argentina, Brasil, Bolivia, Nicaragua y Uruguay.  Todas sus comunidades están ubicadas en zonas empobrecidas de barrios marginales, en poblados aborígenes, junto a los campesinos sin tierras, con la población pobre y sin derecho a la atención médica y a la educación, sufriendo así sus mismas condiciones de vida. Realizan tareas promocionales, apostólicas y catequéticas.
En 1978 llegaron al continente africano, concretamente a Benín. Actualmente están en Togo y Burkina Faso donde viven junto a los más pobres de la tierra, colaborando en la lucha por la justicia y en la promoción y liberación de todas las personas sin excepción: con menores maltratados, abandonados, explotados, huérfanos, enfermos, de familias polígamas con muchos hijos y pocos medios económicos…
También acompañan a los prisioneros,  están presentes en un centro de recuperación nutricional, jardín de infancia y comedor, en un lugar de menores huérfanos o en dificultad; colaboran en las labores de promoción de la mujer y participan en la Pastoral Parroquial de los lugares donde viven.

Post relacionados