Cátedra de San Pedro Apóstol (A)

Lectura del santo evangelio según Mt (16, 13-19)

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?». Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas». Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo».

Jesús le respondió: «¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Ahora yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos».

Comentario:

“Lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo”

Jesús era un hombre muy libre, creo que poco le importaría lo que dijesen los demás, pero sondea a sus discípulos preguntando qué opina la gente de él. De este modo, al preguntarles directamente qué piensan ellos, verá si están perdidos, entre lo que dicen unos y otros, otro un criterio fijado, ya hecho. Pedro toma la iniciativa para declarar “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo.

Ciertamente no es una respuesta tomada de lo que la gente dice, que lo identifican con algunos de los profetas antiguos. Esta respuesta le ha sido revelada, procede de la que Simón están experimentando y conociendo junto a Jesús. Esta respuesta sienta cátedra, “tú eres Pedro”, esta es la piedra sobre la que se asentará la Iglesia, sobre esta afirmación: “que Jesús es el Mesías, el Ungido, el Hijo de Dios”. Y el poder del infierno no podrá derrotar a la Iglesia edificada sobre esta roca.

La Iglesia recibirá muchos ataques, desde el exterior o incluso desde dentro, porque el enemigo buscará la forma de debilitar su consistencia creando tensiones, procurando divisiones, pero mientras se afirme que Jesús es el Hijo de Dios, y todos nos reunamos en torno a Pedro nada ni nadie podrá derrotarla.

Últimamente muchos medios de comunicación, movidos por oscuros intereses, tratan de hacer mella en la Iglesia sacando cosas de contexto, insistiendo en presentar repetidamente los pecados de algunos pocos miembros como si fuese algo general, suscitando divergencias y opiniones contrapuestas, animando a la crítica de la Tradición y la Doctrina, etc.

No nos dejemos engañar y mantengamos nuestra unidad en el amor, nuestra comunión en y con Pedro, caminando juntos y unidos en la diversidad para anunciar siempre y a todos que Jesús es el Hijo de Dios

 

Post relacionados