¿Qué es “La ley de Dios”?

Es el camino que Dios nos indica para conducirnos a la plena realización de nosotros mismos, y a la consecución del fin de nuestra vida que es la felicidad eterna.

La ley de Dios se divide en ley natural y ley revelada.

La ley natural es aquella ley en el corazón de todo hombre que nos manda ante todo hacer el bien y evitar el mal. Ella ordena, pues, obrar siempre según la razón para alcanzar los bienes fundamentales del hombre, o sea, la conservación de la propia existencia, la procreación y la educación de los hijos, la búsqueda de la verdad, sobre todo la verdad de Dios y la construcción de una sociedad humana basada en la justicia.

La ley revelada es la ley promulgada por Dios en el Antiguo y en el Nuevo testamento.

La ley revelada añade a la ley natural esencialmente los dos preceptos de la caridad enseñados por Jesús:

– Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
– Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

La ley de Dios está sintetizada en los diez mandamientos. A ellos se añadieron después los preceptos de la Iglesia.

Fuente: Aciprensa