Mayo,
mes de María

Portada / Reza / Mayo, mes de María

El papa Francisco ha propuesto para este mes de mayo manifestar con particular intensidad el amor y devoción a la Virgen María”. A través de una carta enviada a todos los fieles, invita a que redescubramos la belleza de rezar el Rosario en casa durante este mes. “Ustedes pueden elegir, según la situación, rezarlo juntos o de manera personal, apreciando lo bueno de ambas posibilidades”, ha dicho. En cualquier caso, hay un secreto para hacerlo: la sencillez; y es fácil encontrar, incluso en internet, buenos esquemas de oración para seguir”, ha sugerido. “Contemplar juntos el rostro de Cristo con el corazón de María, nuestra Madre, nos unirá todavía más como familia espiritual y nos ayudará a superar esta prueba”, dijo el Santo Padre.
Por tal motivo, en consonancia con las intenciones del Santo Padre, ofrecemos durante este mes de mayo, una serie de reflexiones sobre las Letanías Lauretanas, que ayuden a profundizar en la devoción mariana y nos acerquen más a Jesús, por medio de su Madre, la Santísima Virgen María.
Las meditaciones han sido escritas por la comunidad de M.M. Dominicas del Convento Santa María la Real, de Bormujos (Sevilla).

Madre de la Iglesia

“Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y

Madre Castísima

De las oraciones de Santa Catalina de Siena. (Oración XI, en el día de la Anunciación) “¡Oh María, María templo

Madre Purísima

La Virgen lo esperó con inefable amor de madre” (Prefacio II de Adviento). En el corazón del creyente María se

Madre de la Divina Gracia

Cuando María escucha las palabras del ángel: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tu entre las mujeres”,

Madre de Cristo

María, Madre de Cristo, del más bello de los hombres y del Amor más grande. Dios te colmo de gracias

Madre Inmaculada

La Virgen Inmaculada es “llena de gracia”, “concebida sin pecado”. El misterio que rodea su venida al mundo se encuentra

Madre Amable

La dulzura de María nos llega a través de la compañía perpetua que hace sobre la vida del creyente, tan

Madre del Buen Consejo

El Don de Consejo, don del Espíritu Santo por el cual somos iluminados para conocer y para escoger siempre entre