Santa Ángela de la Cruz una vida al servicio del más débil

Celebramos hoy la festividad de la santa más sevillana: María de los Ángeles Guerrero González, Santa Angela de la Cruz. Festividad que coincide con la fecha de su beatificación por el Papa San Juan Pablo II el 5 de noviembre de 1982.

Santa Ángela de la Cruz supo conjugar en ella los dos mandamientos principales que el Señor nos enseñó porque amó a Dios con todo su corazón, con toda su alma y con toda su mente y al prójimo como a ella misma. Fruto de ello, fue una vida al servicio del más débil, en unos años complicados donde había mucha pobreza. Esta entrega a los más desfavorecidos lo hizo a través de la congregación religiosa que fundó el 2 de agosto de 1875, las Hermanas de la Cruz.

San Juan Pablo II en la homilía que pronunció el día de su beatificación ya describió perfectamente la admirable obra de las Hermanas de la Cruz:

“ La pobreza de la Compañía de la Cruz, no es puramente contemplativa, les sirve a las hermanas de plataforma dinámica para un trabajo asistencial con trabajadores, familias sin techo, enfermos, pobres de solemnidad, pobres vergonzantes, niñas huérfanas o sin escuela, adultas analfabetas. A cada persona intentan proporcionarle lo que necesite: dinero, casa, instrucción, vestidos, medicinas, y todo siempre, servido con amor”.

Y así siguen actualmente estas Hermanas de la Cruz, sacando día a día el Evangelio a las calles de Sevilla con el testimonio de sus obras. Encaminadas por el carisma fundacional de Santa Ángela, realizan una misión que se concreta en:

  • Visitar y asistir en sus domicilios a enfermos y necesitados.
  • Cuidar a enfermos solos o que la familia no pueda atender, especialmente por las noches, llevándoles el consuelo de alguien que los quiere y se preocupa por ellos.
  • Atender a los pobres y necesitados que acuden a las casas de las Hermanas de la Cruz en busca de ayuda o alimentos.
  • En algunas de las casas y centros de enseñanzas del Instituto imparten clases de educación Infantil y primaria, clases para adultas de informática, corte y confección, bordados y otras labores.
  • En otras casas del Instituto cuentan con residencia para ancianos e internados de niños en situación de orfandad, donde se le ofrece la preparación académica dentro de un ambiente familiar.

Las Hermanas de la Cruz viven exclusivamente de la caridad. A la casa madre de Sevilla pueden hacerles llegar sus donativos en forma de giro postal ( desde cualquier oficina de correos). La dirección es la siguiente:

CONVENTO HERMANAS DE LA CRUZ
CALLE SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ, 4
41003 SEVILLA

Si la ven por la calle, en silencio, dando testimonio de la caridad de Cristo, y pidiendo en nombre de los pobres y desfavorecidos, igualmente pueden hacerles llegar su ayuda en mano.

Ellas destinan prácticamente todos sus ingresos para socorrer a los más necesitados. A esos necesitados que atienden día tras día con la única recompensa que la gratificación y el fortalecimiento de espíritu. Las Hermanas de la Cruz son ejemplo vivo de lo que es amar y prestar servicio a los demás. Pidamos pues a Dios en este día que infunda también en nosotros ese espíritu de entrega a los demás, ya que sirviendo a los demás, es la forma más hermosa de amar a Dios.

 

 

Noticia relacionada:

Santa Ángela y la sabiduría de la cruz 

 

 

 

 

 

 

Post relacionados