“Tengo sed” (Juan 19, 28)

“Tengo sed” (Juan 19, 28)

Seguramente no sentiría ya apenas sus brazos, ni todo su cuerpo. Entre la pérdida de sangre, y el dolor acumulado en ese tiempo. Cristo, nuestro crucificado, apenas ya tiene fuerzas, apenas puede expresar un lamento. Solo quedan pequeños instantes, y con ello solo quedará el recuerdo.

María, Juan y el resto que están a sus pies,

miran su rostro, no se lo pueden creer.

¿Cómo quien tanto amó, ya solo le queda sed?

Quien multiplicó los panes y los peces, quien transformó el agua en vino, quien curó a tantos enfermos, quien acompañó tantos perseguidos. Ese que tanto hizo, consume sus últimas fuerzas, estando malherido.

Cristo es para los hombres faro del peregrino,

¿sabremos aceptar como él nuestro destino?

Los hombres desconocemos a donde nos llevará el río de nuestra vida, entre otras cosas porque somos libres para zancadillearnos, auxiliarnos o transformarlo todo en vida. Nuestro caminar oscila constantemente y hace oscilar al resto del mundo. Según el científico efecto mariposa, dicen que si una mariposa bate sus alas en Japón puede provocar un huracán en América. No es de extrañar entonces, que un crucificado lograra transformar la existencia del genero humano.

Gracias a Él no somos mejores, ni peores,

Somos caminantes y somos pecadores

Pero sabemos dónde ir, a quien seguir

Cristo vive, tanto en mí como en ti.

La sed de Cristo es del agua viva que nosotros podamos aportarle, Dios no necesita nada, todo lo posee, pero no es cuestión de tener o no tener, es cuestión tan solo de saber disfrutar con Él. A Dios nada podemos darle, tan solo la felicidad de acompañarle, a Dios nada podemos ofrecerle, tan solo la alegría de amar como Él nos ama.

Acostumbrados a tener agua corriente, olvidamos dar gracias por el sol que amanece. Cuando vives sin tener lo más básico, hasta tener agua parece un regalo.

Sé el agua que alivie su sed,

el abrazo que apacigüe su padecer.

Sé la esponja que calme su sufrir,

la caricia que cariño le haga sentir.

Por Carlos Carrasco Schlatter

Post relacionados