10 DE MAYO: MADRE DE DIOS Y MADRE DE LA IGLESIA

Dicen que cada lunes es un nuevo comienzo. Si hoy comenzáramos el año, lo haríamos celebrando la festividad de María como Madre de Dios. Es el dogma mariano más antiguo pues los Padres de la Iglesia ya la aclamaban como tal y las primeras representaciones de María en la Historia del Arte la muestran como trono de su Hijo, como Theotokos que significa precisamente Madre de Dios.

Este dogma se fija en el Concilio de Éfeso del año 431 donde se afirma:

Desde un comienzo la Iglesia enseña que en Cristo hay una sola persona, la segunda persona de la Santísima Trinidad. María no es solo madre de la naturaleza, del cuerpo pero también de la persona quien es Dios desde toda la eternidad. Cuando María dio a luz a Jesús, dio a luz en el tiempo a quien desde toda la eternidad era Dios. Así como toda madre humana, no es solamente madre del cuerpo humano sino de la persona, así María dio a luz a una persona, Jesucristo, quien es ambos Dios y hombre, entonces Ella es la Madre de Dios“.

En el siglo XIV se introduce en el Ave María la segunda parte donde dice: “Santa María Madre de Dios”

De 1701 data la pintura de Francisco Meneses Osorio llamada San Cirilo de Alejandría en el Concilio de Éfeso, donde se lee la famosa frase del santo: “Non solum Mater Christi, sed Theotocos” (No solo es la Madre de Cristo, sino que es la Madre de Dios). Se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla pero desafortunadamente está almacenada.

En Sevilla, las dominicas fundaron poco más de mil años después el Convento que lleva el nombre de Madre de Dios de la Piedad, aunque la imagen de Jerónimo Hernández que preside el retablo principal es la Virgen del Rosario, la advocación de la orden de dominicos.

También en Carmona las dominicas fundaron el Convento de Madre de Dios, que desde 2011 habitan las Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazaret, con una hospedería y una escuela infantil.

Y uno de los barrios más pobres de España se encuentra en nuestra ciudad bajo el nombre de Madre de Dios.

Los valencianos llaman a la Virgen la Mare de Déu, y su patrona con la advocación de Desamparados se festeja el segundo domingo de mayo.

Dos imágenes marianas también tienen este apelativo como Madre de Dios de la Palma de la Hermandad de Cristo de Burgos y Madre de Dios del Rosario, imagen de Gloria en Triana que es la patrona de los capataces.

Desde 2008, en el lunes después de Pentecostés la Iglesia celebra la Memoria de María, Madre de la Iglesia. Esta memoria está ligada al dogma mariano que acabamos de conocer. La maternidad divina de María se extiende, por voluntad de Jesús mismo, a la maternidad de todos los hombres, es decir a la Iglesia misma:

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.” (Jn 19,25-27).

Pero en Sevilla ya lo celebrábamos desde antes, nuestro fervor mariano nos empuja a rendirle a María todos los honores. No en vano, cuando se funda la Hermandad de la Sed es el párroco el que propone nombrar a Santa María de Consolación como Madre de la Iglesia. Advocación fijada en el Concilio Vaticano II.

Y desde 1979 las Hermanas de la Escuela Hogar Sagrado Corazón regentan en Bellavista el Colegio María Madre de la Iglesia.

Post relacionados