Cuerpo y Sangre de Cristo (B)

Lectura del santo evangelio según san Marcos (14,12-16.22-26):

El primer día de los Ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos: «¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?»
Él envió a dos discípulos, diciéndoles: «Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo y, en la casa en que entre, decidle al dueño: “El Maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?” Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arreglada con divanes. Preparadnos allí la cena.»
Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua.
Mientras comían. Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo: «Tomad, esto es mi cuerpo.» Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio, y todos bebieron. Y les dijo: «Ésta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios.»
Después de cantar el salmo, salieron para el monte de los Olivos.

Comentario

Las dos vidas

Toda nuestra vida cristiana es un ir y venir de la misión al discipulado, de la cercanía con Cristo a la cercanía con nuestros hermanos. Es como si nuestra vida tuviera dos dimensiones inseparables: acoger en nuestra intimidad el inmenso amor que Dios nos tiene; y mostrar a nuestros hermanos–torpemente- el perdón, la solidaridad, el consuelo y la justicia que todos necesitamos. Del sagrario a la calle, de la tarea al sagrario: de la vida de sencillos discípulos, a la presencia que Cristo nos regala.

Escribe San Agustín: “La Iglesia sabe de dos vidas; de ellas, una se desenvuelve en la fe, la otra en la visión; una en medio de la fatiga, la otra en el descanso; una en el esfuerzo de la actividad, la otra en el premio de la contemplación. La primera vida es significada por el apóstol Pedro, la segunda por el apóstol Juan. La primera se desarrolla toda ella aquí; la segunda se inicia oscuramente en este mundo, pero su perfección se aplaza hasta el fin de él, y en el mundo futuro no tendrá fin”.

Ahora vivimos la vida de San Pedro, por así decir. Una vida de trabajo y de fe, de esfuerzos y consuelos, de buenos proyectos y de fracasos; una vida de pecado, por nuestra parte, y de perdón de parte de Dios. Pero todos los días buscamos un rato para acoger la Vida Plena que nos espera en lo que es el corazón de la Iglesia, en la contemplación de Quien nos ama. Allí encontramos fuerza para nuestra debilidad, perdón para nuestro pecado, amor para nuestros desánimos, llamada para vivir la misión. Allí acogemos la Vida como San Juan, el discípulo amado, la acogía de Jesucristo.

 

Post relacionados