Sagrado Corazón de Jesús, solemnidad (B)

Lectura del santo Evangelio según Juan (19, 31-37)

Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día grande, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán un hueso»; y en otro lugar la Escritura dice: «Mirarán al que traspasaron».

Comentario

Salió sangre y agua
En la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, la liturgia nos pone por delante el relato del traspaso de Cristo en la cruz, como apelación a su sacratísimo corazón. Del costado traspasado de Cristo brota la sangre y el agua. San Juan se apoya en las escrituras, en la profecía de Isaías para presentar a Cristo como el cordero pascual de la nueva alianza de Dios con su pueblo. Y la ciencia médica acredita que fue así, tal como lo describe el evangelista que “sabe que dice verdad”, la efusión de corazón y agua al abrir el costado con la lanza del centurión. No le quebraron ningún hueso, pero llagaron su corazón, ¿no es prodigiosa la imagen de un corazón tan desbordado de amor que tiene que derramarse por la redención del hombre? Un corazón traspasado como el de Cristo que late por tu amor y te dona el agua de tu bautismo con el que la Iglesia te limpió del pecado original y la sangre de la eucaristía con que el cuerpo y la sangre de Cristo te fortalecen en esta vida terrenal. Ese corazón traspasado de Jesús se nos presenta hoy como modelo para que el nuestro también se traspase por amor al hermano, por purísima devoción a Cristo y obediencia a su Iglesia. Es el día del Sagrado Corazón de Jesús atravesado de tu amor, ¿no vas a corresponderle?

Post relacionados