San Bonifacio, obispo y mártir (B)

Lectura del santo Evangelio según Marcos (12, 38-44)

Y él, instruyéndolos, les decía: «¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en las plazas, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas y aparentan hacer largas oraciones. Esos recibirán una condenación más rigurosa».

Estando Jesús sentado enfrente de las arcas para las ofrendas, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban mucho; se acercó una viuda pobre y echó dos monedillas, es decir, un cuadrante. Llamando a sus discípulos, les dijo: «En verdad os digo que esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

Comentario

“¡Cuidado con los escribas!”

     Frente a la actitud despótica de los escribas, que buscan lo ampuloso y llamativo, las reverencias y primeros puestos, y “devoran los bienes de las viudas con pretexto de largos rezos”, o sea, que a lo anterior hay que sumar la codicia; lo cual quiere decir que su corazón está mundanizado. Jesús propone el ejemplo de lo que ve en aquella viuda que ofrece en el templo todo lo que tenía para vivir. Ella tiene necesidad pero echa cuanto tiene como ofrenda a Dios, luego se está ofreciendo a sí misma, todo lo que tiene, lo que es. Su corazón no está pegado ni sujeto a las cosas de este mundo.
     Puede que los escribas por esas dos pobres monedas hubiesen pegado empujones. En el texto se contrapone la actitud mundana, frívola, avariciosa e hipócrita de los escribas, con la actitud humilde, entregada, generosa, despreocupada del mundo, de la pobre viuda.
     Jesús nos advierte y así comienza el texto que hoy se nos propone: “¡Cuidado con los escribas!” porque su estilo es llamativo, la gente se fija en ellos pero no repara en la pobre viuda. Hay que tener cuidado para no dejarse seducir por lo llamativo y vistoso y acabar repitiendo esas actitudes. Jesús afirma que éstos recibirán una sentencia rigurosa, mientras llama la atención de sus discípulos para que se fijen en lo que hizo la viuda, para que sea éste el ejemplo que les mueva.

Post relacionados