Viernes de la 29ª semana (C)

Lectura del santo evangelio según san Lucas (12, 54-59):

En aquel tiempo, decía Jesús a la gente: «Cuando veis subir una nube por el poniente, decís en seguida: “Chaparrón tenemos”, y así sucede. Cuando sopla el sur, decís: “Va a hacer bochorno”, y lo hace. Hipócritas: si sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente? ¿Cómo no sabéis juzgar vosotros mismos lo que se debe hacer? Cuando te diriges al tribunal con el que te pone pleito, haz lo posible por llegar a un acuerdo con él, mientras vais de camino; no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y el guardia te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no pagues el último céntimo.»

Comentario

Haz lo posible por llegar a un acuerdo

Como estos comentarios se publican en la página de la Archidiócesis de Sevilla -aunque llegan mucho más lejos-, cabe saludar la coincidencia del Evangelio de hoy con nuestra propia posición geográfica y su incidencia en la meteorología: en efecto, los chaparrones vienen de poniente y la calima del desierto nos llega del sur; sólo nos falta el viento de Levante para completar la rosa de los vientos. Pero no es eso lo que nos quiere transmitir la Palabra del Señor hoy, sino la necesidad -el arte, podríamos decir- de leer correctamente los signos de los tiempos. Tan hábiles que somos pronosticando las lluvias o el clima en general y lo torpes que resultamos a la hora de percibir lo que debe hacerse en el mundo de hoy que nos urge. ¿O es más bien que no queremos verlo y lo dejamos para más adelante? Jesús usa la parábola del pleito para que se nos meta en la cabeza que más nos vale empezar nuestra tarea si no queremos que el guardia nos eche el guante.

Post relacionados