Santos Basilio y Gregorio Nacianceno (C)

Lectura del santo evangelio según san Juan (1,19-28):

Éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?»
Él confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.»
Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?»
Él dijo: «No lo soy.»
«¿Eres tú el Profeta?»
Respondió: «No.»
Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»
Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanad el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías.»
Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?»
Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»
Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.


Comentario

El que viene detrás de mí

Juan el Bautista tenía muchos seguidores. En aquel tiempo, no era infrecuente la presencia de predicadores con su cohorte de prosélitos anunciando los tiempos mesánicos que estaban por venir. Sería uno de ellos, pero con la mayor humildad, revela la verdad a quien se la pregunta, esos sacerdotes y levitas enviados desde Jerusalén a interesarse por aquel fenómeno. Quieren indagar si es el Cristo, el Ungido que están esperando. Para no equivocarse, claro. Para estar seguros de que el Mesías los encuentra en el lado correcto. Juan responde con evasivas, negando por tres veces la identidad que le quieren atribuir. Podía haber dicho que sí y haberse quedado con la gloria y la reputación, pero es consciente de que el que viene detrás de él es mucho más que él y que ni siquiera es digno de desatarle la correa de la sandalia como se hacía en la boda al novio por parte de su pariente más próximo. En efecto, lo era, pero ni de eso se quiere aprovechar. Su bautismo es un bautismo material con agua del Jordán. El que viene detrás de él bautizará con espíritu.

Post relacionados