Ruta “Laudato Sí´” auténtica convivencia en contacto con la creación

 

“María, la madre que cuidó a Jesús, ahora cuida con afecto y dolor materno este mundo herido. Elevada al cielo, es Madre y Reina de todo lo creado. En su cuerpo glorificado, junto con Cristo resucitado, parte de la creación alcanzó toda la plenitud de su hermosura.  Ella no sólo guarda en su corazón toda la vida de Jesús, que «conservaba» cuidadosamente, sino que también comprende ahora el sentido de todas las cosas. Por eso podemos pedirle que nos ayude a mirar este mundo con ojos más sabios”. (Encíclica Laudato Sí).

El pasado sábado 9 de noviembre tenía lugar la ruta “Laudato Sí” organizada por Pastoral Juvenil de Sevilla, que esta vez se ha realizado en Castilblanco de los Arroyos. Los jóvenes hicieron un recorrido de 14 kilómetros que los llevó desde el pueblo hasta la ermita de Nuestra Señora de Escardiel, que en mayo será coronada canónicamente. Esta iniciativa surgió hace cuatro años y se realiza en torno a la festividad de Todos los Santos con una gran participación de jóvenes. Como nos explica el Delegado Diocesano de la Pastoral Juvenil de nuestra Archidiócesis D. José Francisco Durán Falcón “Venimos casi ochenta jóvenes, de distintos pueblos y esta jornada la aprovechamos para hacer un poco de deporte y también los jóvenes estudian la Laudato Sí, el documento que el Papa regaló sobre el cuidado de la casa común, de toda la tierra. Este año nos centraremos además en el reparto justo de las riquezas, que el Señor nos da la tierra como el mayor de los dones para que lo compartamos y lo vivamos con responsabilidad”.

Para ello, durante la ruta, los jóvenes divididos por equipos, realizaron una actividad consistente en realizar tres paradas, en las cuales reflexionaron sobre tres puntos por medio de una serie de preguntas:

  • Ver: donde se reflexionaba de cómo eran custodios de la casa común.
  • Juzgar: donde se intentaba dar respuesta a el por qué no cuidamos nuestra casa común.
  • Actuar: ya para terminar se reflexionaba sobre cómo conseguir, después de lo aprendido, conseguir construyendo la casa común en nuestro ámbito personal.

Este día ha resultado muy enriquecedor para los jóvenes y de auténtica convivencia. Como bien nos narra Sergio Falcón López, miembro del Grupo Joven de la Hermandad de la Soledad de Castilblanco, participante de esta actividad “ este día ha sido un ejemplo de que la llama de la fe está viva en los jóvenes y que los jóvenes como dijo el Papa Francisco no somos el futuro, sino el presente de la Iglesia y de las hermandades. Cristo y su bendita Madre están en nuestros corazones día a día y es bonito que haya días como estos en los que ponemos nuestros sentimientos en común”.

Para la Hermandad de Escardiel también este día se ha vivido de forma especial, puesto que esta actividad ha sido para la hermandad un auténtico revulsivo. Desde la Junta de Gobierno nos transmiten como esta ruta  “Laudato Sí” ha supuesto “ una gran motivación tanto para los jóvenes de nuestra Hermandad y el resto de hermandades de nuestro pueblo como para muchos adultos que, al compartir tantos momentos tan especiales, se han contagiado de alegría de esperanza y de vida a través de una juventud que apuesta sin reservas por el camino de Cristo. Implica también consolidar el verdadero sentido de la Coronación Canónica de Santa María de Escardiel: llegar a todas las realidades posibles y acercar la devoción a toda nuestra Archidiócesis”.

Tras el almuerzo y realizar varias actividades y juegos que los monitores de la Pastoral Juvenil  traían preparados, lo que propició unos momentos de relajación y armonía entre los jóvenes, culminó este día con la celebración de la Eucaristía en la Parroquia Divino Salvador de Castilblanco de los Arroyos, donde su comunidad se sintió feliz y agradecida de recibir a los jóvenes como así nos lo ha transmitido su párroco D. Pablo Colón Perales “ esta puerta de los jóvenes con la que han comenzado los actos pastorales en la Coronación Canónica de Santa María de Escardiel, nos enraízan en la vocación de María: que no es otra que la alegría y el servicio. Gracias a Pastoral Juvenil de la Archidiócesis, a la tarea y colaboración de la Hermandad, hemos vivido una hermosa jornada de convivencia, don y servicio”.

Post relacionados