Santa Marta (A)

Lectura del santo evangelio según San Lucas (10, 38-42)

Muchos judíos habían ido a ver a Marta y a María para darles el pésame por su hermano.

Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedó en casa. Y dijo Marta a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá». Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará». Marta respondió: «Sé que resucitará en la resurrección en el último día». Jesús le dijo: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?». Ella le contestó: «Sí, Señor: yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo».

Comentario

Tú eres el Cristo

No encontramos otra confesión de fe tan explícita en el Evangelio como esta que hace Marta ante el cadáver de su hermano Lázaro. Marta, la que siempre estaba trajinando en casa con las tares del hogar, quejumbrosa de que su hermana María no hacía nada, azacaneada con sacar adelante las tareas domésticas, tiene la gracia de entender a la perfección lo que Jesús trata de explicar: “Yo soy la resurrección y la vida”. Ella está convencida de que su hermano resucitará en el último día, creencia que no era homogénea ni unánime entre los judíos de la época. Pero es que, delante del Dios hecho hombre, de Jesucristo que está a punto de resucitar a su hermano, está convencida de que es el Hijo de Dios, el Mesías que tenía que venir al mundo y así lo proclama. No está de más quedarse con esta confesión de fe de Santa Marta, más que con su abnegado trajín doméstico que le ha valido desde antiguo el patronazgo de los gremios de hoteleros y hosteleros. No estaría de más imitar a Marta dando razón de nuestra fe allí donde se nos demande: si tú también crees que Jesús el Nazareno es el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo para que el mundo tenga salvación, atrévete a decirlo con todas las letras. Como Santa Marta.

Post relacionados