Sábado de la 4º semana (A)

Lectura del santo evangelio según Mc (6, 30-34)

Los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: «Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco». Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a solas a un lugar desierto. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas.

Comentario

“Porque andaban como ovejas sin pastor”

A Jesús le dio lástima de aquella multitud de hombres y mujeres que han acudido al lugar apartado, donde se quiso retirar con sus discípulos a descansar un poco. Sobre todo por sus discípulos que han regresado de la misión contentos pero, seguramente, cansados. La gente, como se entera de todo, han acudido a aquel lugar y Jesús se conmueve, los ve “como ovejas sin pastor”. Necesitan aliento para sus vidas, ánimo para afrontar las dificultades, necesitan que se les escuche y que se les dirija una buena noticia.

Para Jesús no hay descanso, se da por entero a todos, viene a hacer la voluntad del Padre y se va a entregar hasta el final. El amor no descansa, al amor verdadero no le vence el cansancio, por eso con calma empezó a enseñarles.

¡Vivimos en un mundo tan cansado de todo!, y todo son protestas porque falta mucho amor. Es curioso porque las nuevas tecnologías, que ya no son tan nuevas, adelantan trabajos y aceleran los procesos, pero cansan igual o más que antes cuando no existían. ¿Será que lo que falta es amor? Y sin amor todo cansa, todo harta y agota.

Aprendamos de Jesús, manso y humilde de corazón, amando hasta el extremo, sin cansarse, porque el amor nunca se cansa.

Post relacionados

Sábado de la 4º semana (A)

Lectura del santo evangelio según Mc (6, 30-34)

Los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: «Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco». Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a solas a un lugar desierto. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas.

Comentario

“Porque andaban como ovejas sin pastor”

A Jesús le dio lástima de aquella multitud de hombres y mujeres que han acudido al lugar apartado, donde se quiso retirar con sus discípulos a descansar un poco. Sobre todo por sus discípulos que han regresado de la misión contentos pero, seguramente, cansados. La gente, como se entera de todo, han acudido a aquel lugar y Jesús se conmueve, los ve “como ovejas sin pastor”. Necesitan aliento para sus vidas, ánimo para afrontar las dificultades, necesitan que se les escuche y que se les dirija una buena noticia.

Para Jesús no hay descanso, se da por entero a todos, viene a hacer la voluntad del Padre y se va a entregar hasta el final. El amor no descansa, al amor verdadero no le vence el cansancio, por eso con calma empezó a enseñarles.

¡Vivimos en un mundo tan cansado de todo!, y todo son protestas porque falta mucho amor. Es curioso porque las nuevas tecnologías, que ya no son tan nuevas, adelantan trabajos y aceleran los procesos, pero cansan igual o más que antes cuando no existían. ¿Será que lo que falta es amor? Y sin amor todo cansa, todo harta y agota.

Aprendamos de Jesús, manso y humilde de corazón, amando hasta el extremo, sin cansarse, porque el amor nunca se cansa.

Post relacionados