Ayudando a las familias

La familia, como siempre, pero ahora más que nunca debido al ritmo de vida y los contextos en los que nos movemos, debe ser protegida, ayudada y acompañada. Los Centros de Orientación Familiar diocesanos de Sevilla, tienen la vocación de servir a la familia para ayudarle a vivir conforme a su razón de ser, según el proyecto de Dios y conforme a las Orientaciones Pastorales Diocesanas.

El estrés y las tensiones laborales influyen notablemente en el ámbito familiar, en las relaciones conyugales y en la relación padres-hijos. La influencia de los medios de comunicación social y las redes sociales, que ofrecen tantos modelos inadecuados o imperfectos de lo que es la familia, estableciendo un orden de relación nuevo entre las personas y aislándolas muchas veces.

Los planes políticos elaborados conforme a la “ideología de género”, que trata de imponerse en su estrategia de cambios de comportamiento y forma de vivir. El grave problema de natalidad, junto a los problemas de fertilidad, cada vez más generalizados. Las propuestas de relaciones contractuales, ante abogado, entre padres e hijos para organizar la vida familiar, como si fuera imposible el diálogo familiar.

Estos factores, y otros muchos, son generadores de los avatares y problemas que va encontrando la familia.

Nuestra tarea y misión no puede ser sólo “curativa”, tratando de sanar relaciones conflictivas o inadecuadas; es fundamental la tarea “preventiva”, ofreciendo herramientas oportunas para que la familia pueda vivir su vocación sanamente en medio de un contexto y un ambiente difícil o complejo. Esto nos ha de llevar a ser creativos y audaces a la hora de buscar los medios de llevar a cabo nuestra misión en la tarea de pastoral familiar.

Necesitamos los recursos humanos y económicos que nos posibiliten llegar a cuantos más mejor y realizar nuestro cometido de la mejor manera posible, siempre desde el convencimiento de que el Señor va por delante y nos acompaña en el camino.

Jesucristo quiso nacer en el seno de una familia y no dejará de bendecir cuantas personas y acciones se comprometan en favor de la familia.

 

Manuel Sánchez de Heredia, Pbro.
Director Espiritual COF diocesano de Dos Hermanas.

Post relacionados