“La mies es mucha y los obreros pocos…”

Luis Jiménez González es un hombre de Parroquia; un parroquiano adaptado a los nuevos tiempos. Su experiencia en Nuestra Señora del Mar comenzó en el año 2002, al poco tiempo de casarse. Llevaba viviendo en el barrio unos dos años, pero seguía acudiendo a la eucaristía dominical en la parroquia de su novia, en el barrio de los Remedios. Pero llegó el cambio definitivo: un nuevo barrio, una nueva parroquia y una nueva vida. Ahora trabaja activamente en la evangelización digital desde los distintos canales de su parroquia. Este es su testimonio:

Cuando nos casamos y comenzamos a vivir juntos en Los Bermejales, fue realmente cuando optamos por acudir a la parroquia de nuestro barrio para la eucaristía dominical, y empezamos a conocerla.

Sin embargo, no todos los domingos íbamos a nuestra parroquia. Si habíamos quedado a comer con mis suegros, acudíamos a la eucaristía de la parroquia de los Remedios. Si queríamos irnos a la piscina, íbamos a la parroquia de Nuestra Señora de la Oliva, que tenía misa de 11, y nos permitía aprovechar mejor el día, sin tener que madrugar….

Poca vida social y mucha vida parroquial

Fue cuando nos convertimos en padres, en julio de 2004, cuando empezaron a cambiar un poco esos hábitos. El Señor nos concedió tres hijos, que nacieron en 2004, 2006 y 2009, y la atención que requerían nos hizo que nuestra “vida social” se limitara a la mínima expresión. Al no poder quedar tanto con los amigos, la mayor parte de los domingos lo más cómodo era acudir a la eucaristía en nuestra parroquia…y así, poco a poco, fuimos conociendo a otros feligreses, al párroco y las actividades pastorales que se organizaban: retiros, adoración al Santísimo, Via Crucis, oficios…

Sin embargo, el momento de integrarme verdaderamente en la parroquia, fue cuando decidí ofrecerme para ser catequista. Mi hija Irene iba a comenzar su etapa de Iniciación Cristiana, y yo quise ser participar en esta etapa. Lo que empezó como un acompañamiento a mi hija, cambió mi vida de forma radical.

El Señor me llamaba a colaborar cada vez más en mi Parroquia

Una vez que conocí la labor que se llevaba a cabo en la parroquia, fue cuando me dí cuenta lo que el Señor me pedía: ser un instrumento suyo para ayudar en la labor de evangelización de mi parroquia. Tenía que aportar mi granito de arena, para ayudar a llevar el evangelio en mi entorno cercano, en mi barrio.

Durante los dos años siguientes, mientras ejercía como catequista, percibí una realidad que nunca me había planteado: la pobre formación religiosa de los niños que acudían a catequesis. Para mí, que me había criado en un entorno familiar privilegiado, aquello fue un golpe muy duro. No me podía creer que la sociedad había cambiado tanto. Era consciente de los tiempos anti-clericales en los que vivíamos pero no podía imaginar que ese movimiento había trascendido del mundo político, y había llegado a afectar a las familias.

Inicialmente, mi primera reacción frente a esa situación fue desmotivarme, pero poco a poco, me dí cuenta de por qué el Señor me había llamado: la mies es mucha, los obreros son poco….. efectivamente, me estaba reafirmando que mi cometido era ayudar a acercar el Evangelio a mi entorno. Todavía tenía que intentar dar algo más de mí…y el Señor también tenía preparado cómo hacerlo

He puesto mi afición por las nuevas tecnologías al servicio de mi parroquia

En 2014 llegó un nuevo párroco. Una persona joven, cercana, con muchas ganas, y familiarizada con las nuevas tecnologías: D. Manuel Palma. Una de las primeras cosas que hizo en la parroquia llamó mucho mi atención: abrió un canal de twitter parroquial para dar a conocer la labor de la parroquia en las redes sociales. Aquello fue lo que me hizo darme cuenta de que yo podía explotar mi afición por las nuevas tecnologías y ponerla al servicio de mi parroquia, al servicio del Señor.

El siguiente paso fue comentarle mis inquietudes y mis ganas de ayudar. Le propuse que, tal vez, si nos lo proponíamos, podíamos hacer un web parroquial, que podía ser una herramienta más para llegar a más personas. Así, bajo su dirección y aprovechando los ratos libres que antes dedicaba al ocio, Don Manuel ha conseguido que a lo largo de estos años se hayan puesto en marcha las siguientes iniciativas:

Y, en las próximas semanas, anunciaremos la última iniciativa en la que hemos estado trabajando este curso: una app de la parroquia para dispositivos móviles, cuya primera versión ya está publicada en Google Play:

https://play.google.com/store/apps/details?id=appinventor.ai_luisjnet.Parroquiamar_copy

Post relacionados