La Hospitalidad Diocesana

La Hospitalidad Diocesana es una asociación de voluntarios comprometidos en el acompañamiento, ayuda y servicio a los enfermos que cada año peregrinan a los santuarios de Lourdes y Fátima. El objetivo último de estas peregrinaciones es que los enfermos y quienes les acompañan tengan un encuentro personal, cálido y comprometido con la Santísima Virgen y, a través de ella, con su Hijo Jesucristo, un encuentro que transforme su vida y la llene de sentido, esperanza y alegría.

Al igual que en otras entidades y asociaciones pertenecientes a la Iglesia, en esta asociación de fieles, que enarbola con empecinamiento su apellido de «Diocesana», son los voluntarios los que dan cuerda al movimiento de la Hospitalidad, que fue erigida en Sevilla por el arzobispo emérito, el cardenal Carlos Amigo Vallejo. Actualmente su presidente es Antonio Lancha, siendo su consiliario el sacerdote Carlos Coloma.

La finalidad de la Hospitalidad es contribuir a la difusión de la devoción a la Santísima Virgen en su advocación de Lourdes, organizar una peregrinación anual con los enfermos al santuario de Nuestra Señora y trabajar pastoralmente en la ayuda a los enfermos, discapacitados físicos o psíquicos y cualquier persona que sufre en el alma o en el cuerpo. Desde sus inicios esta institución organiza también una peregrinación de similares características a Fátima.

En Sevilla el número de hospitalarios son doscientos. El Arzobispo de Sevilla, Mons. Juan José Asenjo recordaba en su carta pastoral del pasado mes de julio que tanto Lourdes como Fátima están estrechamente ligados al mundo del dolor y que los hospitalarios no abandonan a los enfermos a lo largo del año, tanto a los que están acogidos en instituciones, como a los que son cuidados en sus casas, especialmente cuando no tienen familia.

Los hospitalarios además de organizar las peregrinaciones realizan otro tipo de actividades: visitan a los acogidos en Regina Mundi en San Juan de Aznalfarache, a los ancianos y enfermos de Onuva en La Puebla del Río, en el Centro de acogida de San José de la Montaña en Sevilla, en la Fundación de la Hermandad del Rocío de Triana para discapacitados en Castilleja, y en el Centro de acogida de enfermos de Olivares.

Colaboran además con los comedores benéficos de las Hijas de la Caridad en el Pumarejo y Triana y acuden también a residencias de ancianos y de discapacitados de titularidad particular donde inculcan la devoción a la Virgen y dan testimonio de verdadera caridad cristiana.

A lo largo del año, la Hospitalidad organiza sesiones de formación y también retiros espirituales y encuentros de oración. Se relacionan y coordinan con la delegación diocesana de Pastoral de la Salud. En España existen 44 hospitalidades (cuatro de ellas en Andalucía) y en el mundo cerca de 600 dedicadas a todos los enfermos.

 

Post relacionados