Caridad en la Macarena

“La caridad viva, activa y esperanzada , como expresión del Mandato de Cristo, es uno de los fines primordiales para los que se fundó la Hermandad de la Macarena. Una finalidad que sigue teniendo plena vigencia en el mundo de hoy. En consecuencia, la Hermandad estará siempre dispuesta a prestar ayuda moral o material, tanto a los propios hermanos necesitados como a otras personas o instituciones que lo demanden, siendo sensibles a las nuevas situaciones de pobreza y necesidad de nuestra sociedad”.

Es por ello que, la Hermandad canaliza su compromiso de caridad, tanto asistencial como promocional, a través de la Asistencia Social. Dentro de sus proyectos destaca desde hace un tiempo La Despensa de la Macarena, proyecto que nace ante la creciente demanda que venían observando en la Asistencia Social de la Hermandad para cubrir las necesidades básicas de alimentos de numerosas familias del barrio, como bien lo explica la Consiliaria segunda de la Hermandad, María Luisa Gayán Guardiola: “se pensó en el anterior mandato organizar una Despensa Macarena, apoyada en principio en la Cruz Roja, para atender esta perentoria necesidad. El proyecto se ha hecho realidad en el actual mandato de la nueva Junta de Gobierno, ya que lo considerábamos una prioridad en nuestra Hermandad”.

Este proyecto tiene como objetivo: “facilitar gratuitamente alimentos a familias y personas sin recursos, con especial atención a la cobertura de las necesidades alimenticia de los niños”. El perfil de las familias atendidas suele ser familias sin recursos algunos, en su mayoría, o con clara escasez de medios. Actualmente la Despensa de la Macarena viene atendiendo a unas 300 personas, sin embargo, aclara María Luisa que: “esta cifra debe multiplicarse ya que un buen porcentaje de estas personas atendidas tienen familia y, al final, los alimentos cubren las necesidades de esos núcleos familiares”.

Cualquier familia del barrio que lo esté pasando económicamente mal puede beneficiarse de este proyecto. Por ese motivo, tras una entrevista con el representante de la unidad familiar, y una vez valorada la situación de ésta por un profesional de la Asistencia Social, se le solicita la correspondiente documentación acreditativa para abrir el expediente y para su inclusión en la lista de beneficiarios de la Despensa Macarena. Mediante este procedimiento: “se garantiza el rigor y la justicia a la hora de atender a las familias con auténticas necesidades en el área alimentaria”.

A pesar del escaso tiempo que lleva funcionando este proyecto ha generado una sensación muy positiva en el barrio, convirtiéndose ya en un referente para la ayuda de aquellas familias y personas que carecen de lo básico, alimentos para subsistir y vivir dignamente. Además la Despensa Macarena: “ha abierto un horizonte de Esperanza en el barrio no solo por lo que ya hace, sino sobre todo por las expectativas de crecimiento que existen. En este sentido, no hemos hecho más que empezar; nuestros objetivos de atención a familias y personas son más ambiciosos aún”.

Aparte de la Despensa Macarena la Asistencial Social de esta hermandad tiene múltiples áreas, como son por ejemplo, acogida de niños bielorrusos, apoyo a situaciones de exclusión social, entrega de material escolar a niños de familias necesitadas o ayudas económicas a familia de reclusos. En el área de veteranos cabe destacar que los voluntarios llegan incluso a recoger en sus domicilios a hermanos mayores que no pueden ir por sus medios, para acompañarlos a la Basílica y que puedan asistir a los distintos cultos. En el área de salud esta Hermandad tiene una unidad de voluntarios de apoyo a familiares de enfermos ingresados, alojamientos para familiares de enfermos sin recursos en la vivienda “Esperanza Macarena” y el programa de entretenimiento y talleres para niños enfermos hospitalizados. Así como: “la visita de los Heraldos de los Reyes Magos en Navidad, todo ellos recogido en un convenio con el Hospital Universitario Virgen Macarena que vamos a firmar en fechas próximas”.

La caridad para la Hermandad de la Mararena es prioridad. Para que puedan realizarse todos estos proyectos es imprescindible un gran grupo de voluntarios, es por ello que la Hermandad abre en estos días un periodo de inscripción para los hermanos que deseen apuntarse en el Cuerpo de Voluntarios de la Asistencia Social. Mediante esta inscripción, la Hermandad pone en valor la fígura del voluntario, reconoce institucionalmente su trabajo como aportación imprescindible para el desarrollo de los diferentes programas y acciones asistenciales, y da cumplimiento a las Reglas en el fomento de la práctica de la caridad entre sus hermanos.

Post relacionados